lunes, 12 de septiembre de 2011

11 DE SEPTIEMBRE







Hace diez años, unas horas antes del amanecer, arribaba a Cuba procedente de Sudáfrica, vía Madrid. Apenas había depositado el cuerpo en posición horizontal para descargar el cansancio de las largas horas de vuelo, mi hija me despierta abruptamente expresándome: “Despierta papi que están atacando a Estados Unidos y lo están transmitiendo por televisión”.
El cansancio pasó a un segundo plano y en breve ocupé una butaca frente a la pantalla chica. Una y otra vez las imágenes de los aviones incrustándose en las Torres Gemelas. Asombro por la noticia. El país más poderoso del Mundo está sufriendo en carne propia las secuelas del terrorismo. Lo que vino después ya es conocido. Investigaciones que nunca sacan a la luz toda la verdad. Y en nombre de combatir el terrorismo, las guerras de Irak,     Afganistán y actualmente Libia; las cárceles secretas, las torturas, ahí está la Base Naval de Guantánamo y los millones de muertos tanto civiles de los países agredidos,  como militares del agresor que regresan a casa en ataúd con la bandera de las estrellas encima. ¡Hasta cuándo tanto barbarismo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario