domingo, 30 de septiembre de 2012

LIBORIO


Siempre hizo lo que quiso. Vivió intensamente y disfrutó a sus anchas los avatares. Cuando vine a este mundo, ya comenzaba como fotógrafo en los estudios publicitarios Siboney. Treinta y nueve años después fui su compañero de trabajo en un colectivo de cerca de veinte fotorreporteros. En gran mayoría con cualidades para integrar un equipo Cuba de fotografía periodística y los más avezados, artística. La barriada de Puentes Grandes, en un bodegón del tío, desarrolló sus años mozos. Múltiples fueron los destinos de sus fotos periodísticas, la revista INRA, los periódicos Revolución y Granma, así como en la era digital La Jiribilla, Cubadebate, entre otros. Su obra trascendió y galerías de Cuba y el mundo expusieron su fotografía. Se convirtió en uno de los emblemáticos de la fotografía cubana. Sus fotos son testimonio de un país en revolución y sus principales líderes. La noticia sorprendió a muchos en la mañana de éste último sábado. El gallego Liborio Noval Barberá se acostó la noche del viernes y el destino quiso que siguiera en un sueño eterno. La fotografía cubana y el fotoperiodismo están lamentando la partida de uno de su más fuerte exponente. Su cámara, donde quiera que se encuentre, seguirá funcionando el obturador y junto a ella el inseparable tabaco cómplice de testimoniantes momentos. Siempre decía en el periódico que cuando le llegara su hora de partida, lo haría un fin de semana para joderles la vida a sus amigos y lo cumplió. Quedan las anécdotas, los chistes, los berrinches, su solidaridad, su fidelidad, el amigo, queda por siempre Liborio. 

miércoles, 19 de septiembre de 2012

AMOR A CORAZON ABIERTO



“He sido salvado de todo corazón por manos expertas” escribió a Juventud Rebelde el pinareño Elías Piñeiro en días pasados. Y agregó: “¡Mil gracias a todos por salvar mi vida y aumentar la calidad de la misma! El Instituto es una joya de la medicina cubana”. Meses atrás Elías había sido intervenido quirúrgicamente con una revascularización en el Instituto de Cardiología, en La Habana. Esto es solo un ejemplo de cuantos pacientes son operados en ese hospital insignia de la cardiología cubana sin costarle un centavo. Cuando leía el agradecimiento público de este cubano a varios doctores, paramédicos, logísticos y de servicios “por su entereza, amor, humanismo, rigor científico-técnico, desinterés y solidaridad mostrados en todo momento”, recordé unas fotos que  hice un año aproximadamente y algunas quiero compartirlas, para unirme con la gráfica al reconocimiento. No hay dudas, en el cardiovascular de la capital hay mucho amor a corazón abierto.

jueves, 6 de septiembre de 2012

LA FIESTA DE CACHITA


La Virgen de la Caridad del Cobre estará de fiesta. Hay serenata en la víspera del ocho de septiembre. Cuenta la leyenda que hizo su aparición en la bahía de Nipe cuando corría el año 1612. Dos indios, Juan y Rodrígo de Hoyos, así como Juan Moreno, un niño negro esclavo, iban a buscar sal cerca de cayo Francés en una pequeña y frágil canoa, después de una tempestad, vieron flotar en las ya aguas tranquilas, un bulto y al remar hasta su encuentro, los rayos solares de la mañana les mostró la imagen de la virgen. Sus vestiduras estaban secas, a pesar de la noche de tormenta. La llevaron hasta el hato de Barajagua. Construyeron un bohío y en un altar rustico de tablas, la depositaron. Comenzó así su adoración.  En 1916 es denominada patrona de Cuba. En la cima de una elevación está la basílica de igual nombre. Hasta allí, cualquier día del año, es punto de peregrinación y espiritualidad de nacionales y extranjeros. También es venerada por los cultos de estirpe africana en nuestro país. En la santería o regla de Ocha se le vincula con Ochún, la diosa del amor y el dinero, la dueña de las aguas dulces. Cuenta la historia que recién iniciada la guerra, el 24 de noviembre de 1868, Carlos Manuel de Céspedes, al entrar al poblado del Cobre se dirigió al templo y ante el altar, oró en silencio. Esa mañana la Virgen se convirtió en mambisa. En la manigua la tuvieron como protectora y aliada. Paseó recientemente toda Cuba y en esta, su fiesta, volverá a lucir sus mejores galas.

lunes, 3 de septiembre de 2012

COMENZO FIESTA DEL SABER


1979.- Una niña de trenzas copiosas, afincada a su muñeca, sube decidida la guagua Girón y ocupa un lugar en el último asiento. Todo es nuevo para ella. Sus labios no dibujan sonrisa. No conoce a los otros niños que muy juntitos se van colocando. A su lado un pequeño maletín sobre cargado de ropa y aseo, así como la almohadita con la cual queda dormida cada noche. Solo cinco añitos. Es primera vez que nos separamos. Quizás esa noche apenas concilió el sueño. Enrique Villuendas la escuela primaria. Preescolar el grado. Tarará el destino. Hasta sexto grado, año tras año fue más de una vez a éste campamento pioneril.
2012.- Otra niña de trenzas copiosas, al despertar, declaró que desde anoche estaba nerviosa. Muy temprano en la mañana tomó su desayuno y sin perder un instante los muñequitos de la TV, dejó que la madre le ajustara el uniforme. Cientos de niñas y niños de todas las razas poblaron en sendas filas el patio central de la escuela. Cantaron el Himno Nacional. Hubo poesía y baile español hecho por niños y para los niños. El aula, el pupitre, los libros, la base material de estudio. Los padres se organizan para el apoyo, que si un poquito de pintura, ya las cortinas están, algo en CUP para ayudar a la limpieza, otro poco en CUC para tratar de comprar un ventilador, hace calor en el local. Uno de los presupuestos más grande del Estado cubano es dedicado precisamente a la Educación. La niña sonríe. Hay amiguitos del círculo infantil. Ya hizo otras amistades. El pequeño de la derecha le ofrece una galleta de soda. Comenzó la escuela…

NARANJO EN FLOR


Partida. Retorno. Volver, con la mente marchita, las nieves del tiempo platearon mi sien. Sentir…Amar. El Arpa. Gardel que 20 años no es nada. Piazzola, Walsh, los hermanos Expósitos. Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir, y al fin, andar sin pensamientos. Manos juveniles sobre el teclado, hace un año premiadas en el jojazz. Las notas musicales marcan el compás del tango. Un baterista ingeniero. El radio antiguo nos acerca a la época de la década del treinta al cuarenta. El violín trae su propia melodía. Yo adivino el parpadeo de las luces que a lo lejos, van marcando  mi retorno. Liuba y mucho amor por el tango. El público disfrutó la calidad de su arte. Doimadios, Rosa Matos, Broselianda, Juanito Espinosa.  Hoy vas entrar en mi pasado y hoy nuevas sendas tomaremos… ¡Qué grande ha sido nuestro amor!... y, sin  embargo, ¡ay!... mirá lo que quedó…