domingo, 20 de julio de 2014

Nueva planta de biosensores

























Los 800 mil diabéticos registrados en Cuba, aunque hay otro tanto que no conoce padecer esta enfermedad, se verán beneficiados con la producción de la nueva planta de biosensores para glucómetros de tecnología transferida china lista para inaugurarse esta semana en La Habana, como parte de la visita al país del presidente chino, Xi Jinping.
Según información brindada por la Msc Niurka Carlos Díaz, directora del Centro de Inmunoensayo y la ingeniera química Idalmelis del Castillo, directora de la nueva planta, esta tendrá una capacidad de producción de unos 20 millones al año de los biosensores, tiras reactivas para los glucómetros con el fin de determinar la glucosa en sangre. Esta producción puede incrementarse hasta 100 millones anualmente por incrementos de equipos y la ampliación a dos turnos el trabajo de la planta.
Actualmente el producto surgido del proyecto chino cubano se comercializa en nuestro país, Venezuela y Nicaragua.
Al recorrer los distintos departamentos del centro, impresiona la nueva tecnología aplicada en la producción, pero más aún, la cantidad de jóvenes que pueblan los distintos puestos de trabajo.
Este producto se comercializa en la red de farmacias actualmente para quienes son insulina dependientes, los cuales en un día normal, deben practicarse de tres a cuatro comprobaciones, pero con el incremento de la producción de biosensores, se beneficiarán todos los cubanos que padecen de diabetes.
Un glucómetro sencillo en “Mercado Libre” en Internet está en un rango de no menos de 50 USD y según los kit de tiras reactivas puede aumentar su costo a más de 150 USD.
La diabetes se espera que sea la séptima causa de muerte en el mundo, donde hay cerca de 350 millones de personas que padecen esta crónica enfermedad, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).















































































































































































































































































































jueves, 17 de julio de 2014

Alfombra roja de graduaciones




























Julio es mes de graduaciones en los distintos niveles de educación. Para quienes reciben su titulo de graduados universitarios es un antes y un después.
Quedan atrás los largos años de estudiantes, las amistades del aula o el albergue. Ahora se enfrentan a la incertidumbre por la ubicación del servicio social. Algunos concuerdan con los intereses personales y en otros casos molestan por no coincidir.
He sido testigo de la alegría que se respira en cada ceremonia, tanto por los estudiantes que escalan un nuevo escaño como profesionales, así como de los familiares y amigos, que ven coronados sus aspiraciones de tener un universitario en casa.
Y también del gusto del buen vestir, donde abundan los vestidos multicolores y de disímiles diseños combinados por un calzado caracterizado por elevados tacones y en muchos jóvenes el uso del saco o traje. Indumentarias que quizás retornen a la percha y pase mucho tiempo para volver a lucirlas.
Nuestro país, solidario siempre, acoge en sus aulas a miles de estudiantes extranjeros. En esta ocasión el Aula Magna de la Universidad de La Habana acogió a los jóvenes chinos quienes se gradúan en la Licenciatura en Lengua Española para No Hispanohablantes y en Turismo.
Sin dudas, la permanencia en nuestro país de estos jóvenes, les permitieron no solo adquirir los conocimientos y habilidades idiomáticas necesarias para servir a su país, sino que la experiencia vivida contribuyó a inculcarles un espíritu basado en la amistad, la firmeza, la perseverancia y la solidaridad, cualidades y valores que dejaron para siempre una impronta en sus vidas personales y profesionales. 


lunes, 14 de julio de 2014

Casos y cosas de los fotógrafos

























La noche anterior conocí de la partida de Francisco Echevarria, fotorreportero del Sierra Maestra de Santiago de Cuba por Trombo embolismo pulmonar. Sensible pérdida para el gremio y para quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo.
La mañana estuvo muy ligada a la fotografía. Una exposición fotográfica cargada de carácter histórico por el aniversario de la fundación de Prensa Latina. En una de las imágenes Miguelito Viña en sus años mozos con mochila y cantimplora presto a cumplir una de las tareas de los primeros años de Revolución.
Muy cerca de la muestra, la ceremonia de premiación del concurso de periodismo 26 de Julio. Muchos rostros jóvenes y una buena representación de los colegas en provincia. Se premia la calidad en las diferentes manifestaciones y géneros.
En fotografía el premio en informativa cae en manos de Yaimí Ravelo Rojas, una interesante fotoreportera que por cerca de un año y un mes estuvo en Venezuela reportando el acontecer de ese país y la labor de los colaboradores cubanos.
René Massola, presidente del Círculo de Fotoreporteros de la UPEC se alzó con el premio de entrevista, mientras que su compañero de equipo, Agustín Borrego lo obtuvo en fotorreportaje. En colectivo los chicos del lente en el periódico Trabajadores recibieron el merecido premio Chenart Piña.
Esta premiación, además de sentir el regocijo por los galardonados, permitió una vez más que nuestras cámaras estuvieran frente a frente y cada una interpretara la realidad a su manera, aquí dejo muestra de la mía.