jueves, 25 de mayo de 2017

Henry Reeve






















El Contingente Internacional de Médicos Especializados en el Enfrentamiento de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve recibirá el premio de salud pública que entrega la Organización Mundial de la Salud (OMS), en reconocimiento a la labor solidaria en materia de salud de Cuba.

Cuando los vi por primera vez, con sus batas blancas y la mochila verde olivo a la espalda no pude aquilatar el valor humano y profesional de sus integrantes. Poco tiempo después tuve la oportunidad de reportar una de las gigantescas misiones en ayuda a las víctimas del terremoto de Pakistán en el 2005 y pude constatar de primera mano, quienes eran los hombres y mujeres del ejército de bata blanca creado por Fidel.

Cinco años después otro devastador sismo enlutó a Haití y allí estaban también los hombres y mujeres del contingente. Muchos son los nombres y profesiones que se agolpan en mi mente, como también los momentos vividos.

Con estas líneas e imágenes quiero honrar a las mujeres y hombres que han puesto bien en alto el nombre de Cuba a pesar de poner en riesgo hasta su propia vida.

martes, 2 de mayo de 2017

Esta es mi Cuba
























Las arterias de acceso a la Plaza de la Revolución están colmadas desde las primeras horas de la madrugada. Cada minuto transcurrido se vuelve compacta la multitud. Reyna la alegría, las pancartas con las consignas revolucionarias en apoyo a la Revolución y al legado de Fidel. Por cada rincón de la marcha se siente, Fidel está presente. La cubanía se desborda. La bandera cubana es enarbolada por los brazos del pueblo. Una vez más pienso en cuanto nos quieren manipular y dirán que estamos obligados. No soportan la fortaleza de los cubanos a pesar de los problemas que en la vida cotidiana afrontamos al querer ser más prósperos en nuestro futuro. Hay quien se presta para empañar el momento. Breves minutos bastaron para neutralizar sus propósitos. Los acordes de la banda gigante se dejan escuchar por toda la Plaza de la Revolución. También caló la corneta china que con golpe de una buena conga cubana puso arroyar a mujeres y hombres; niños, jóvenes y viejos; civiles y militares; amigos de diferentes latitudes. En Cuba se festejó el Día del Trabajador.