viernes, 18 de marzo de 2016

Sintetizada mirada de la historia



























La fotografía no debe ser solo bella, sino comunicar lo que se propone sin dejar lugar a dudas. La fotografía periodística, y en especial la foto informativa, es un medio visual que habla su propio lenguaje y ese lenguaje es universal. Lo que expresa una buena fotografía informativa no necesita que lo traduzcan, todo el mundo lo entiende. 
El fotoperiodismo cubano ha estado marcado por el contexto complejo y muy duro en que la Revolución se ha desarrollado y una muestra elocuente lo es Granma 50 años, un recorrido por la historia de cuba en imágenes.
Al hacer un recorrido visual a la exposición que hoy inauguramos sin dudas estamos ante una muy sintetizada mirada a la historia y sus protagonistas en el de cursar de la Revolución cubana.
El espectador, tiene la posibilidad de ver con sus propios ojos lo que vivió el fotoperiodista en su momento. Él también está presente en el escenario noticioso, a pesar del transcurso de los años.
Estas fotografías de prensa son un testimonio incuestionable de la historia de nuestro pueblo en los últimos cincuenta años, gracias al trabajo de quienes cámara en mano, en los periódicos Hoy y Revolución, así como más tarde en Granma, han dejado constancia de los momentos históricos que han marcado las páginas heroicas de los cubanos.
No hay palabras que expresen la realidad desnuda de estas fotografías, pero lo que no cabe dudas es que en ellas hay memoria histórica, esa de la cual nunca podemos olvidarnos porque son la sabia de los pueblos.
La muestra estará expuesta en el Monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución hasta el próximo 12 de abril.



lunes, 14 de marzo de 2016

Razón de vida

Palabras de la periodista Susana Lee, a nombre de quienes recibieron el Premio Nacional de Periodismo José Martí 2016 por la obra de toda la vida, concedido también a Pedro José Méndez y Luis Orlando Pantoja.
Compañeros Miguel Díaz-Canel, Rolando Alfonso, Antonio Moltó, Armando Hart, Danylo Sirio, Gerardo Hernández Nordelo, Tubal Páez,
demás integrantes de la Presidencia de la UPEC y miembros del Jurado
Compañeras y compañeros invitados
Compañeras y compañeros laureados en este y en años precedentes
Queridas y queridos colegas
El pensamiento, la obra y la vida de José Martí, pródigos en este conmovedor recinto memorial, nos convocan especialmente a un grupo de periodistas para participar en la entrega del Premio Nacional de Periodismo que ostenta su nombre, y los Premios Nacionales Anuales Juan Gualberto Gómez, una de las actividades principales de la Jornada por el Día de la Prensa Cubana, como homenaje a la fundación del periódico Patria el 14 de marzo de 1892.
“Tiene la prensa periódica altísimas misiones, es la una explicar en la paz, y en la lucha fortalecer y aconsejar… La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante, es proposición, estudio, examen y consejo”, escribió el Héroe que ejerciera el periodismo desde los 16 años, en aquel primer periódico El Diablo Cojuelo, hasta en las más de 20 publicaciones hispanoamericanas donde quedó impreso su verbo ardiente y comprometido y el encanto del lenguaje de sus imágenes de cuantos temas cualesquiera podría imaginar. Para él, el periódico fue espada y su empuñadura la razón, y solo debían esgrimirla los buenos…
Una parte de esos buenos ejecutores de las misiones martianas asignadas a la prensa periódica estamos aquí, reunidos en memorable coincidencia, porque la Jornada este año la dedicamos al cumpleaños 90 de nuestro Comandante en Jefe, el mejor alumno de Martí en todos los campos, incluido el periodístico, y el más calificado educador de las varias generaciones de periodistas que hemos tenido el maravilloso privilegio de ser sus contemporáneos desde hace más de medio siglo y, por ende, comprometidos encargados de dejar impresos y grabados en cintas de radio, televisión y cine la obra de la Revolución. De ahí su reiterada valoración de nuestra labor que tanto nos enorgullece: considerarnos siempre fieles soldados de la Patria: “Nuestros órganos de prensa están en manos de revolucionarios. Nuestra prensa es revolucionaria, nuestros periodistas, en la radio, en la televisión, son revolucionarios… Sabemos que hay inconvenientes, pero queremos una crítica responsable… Hay que ser sumamente responsable en el manejo de los temas y no ofrecer al enemigo información sensible que pueda ser útil a sus planes de destruir la Revolución. De ahí lo difícil de la tarea de un revolucionario”.
Compañeras y compañeros:
Además del alto honor de conferirme este galardón, la dirección de la UPEC me ha asignado la tarea de hablar en nombre de Pedro Méndez, caricaturista de Melaíto, de Villa Clara, y de Luis Orlando Pantoja, periodista de la emisora CMHW, también de Villa Clara, con quienes comparto este año el Premio Nacional José Martí, por la obra de la vida; y de Katia Siberia, del periódico avileño Invasor; Angélica Paredes, de Radio Rebelde; Milenys Torres, del Sistema Informativo de la Televisión Cubana; Rosa Miriam Elizalde, de Cubadebate, y Ricardo López Hevia, de Granma, merecedores, algunos en más de una ocasión, del Premio Nacional Anual de Periodismo Juan Gualberto Gómez, cuya obra resultó la más relevante del país en el año 2015.
Creo que acierto al decir que todos los que esta tarde hemos sido laureados, somos adictos al trabajo; que aquella idea de Fidel expresada en la década de los 80 de que la jornada laboral es sagrada, para nosotros constituye una razón de vida; que de una u otra forma, en nuestros medios, hemos intentado con corazón y convicción defender la obra con la que unos empezamos muy jóvenes y otros ni habían nacido.
Recibir estos Premios sé que rebasa con creces nuestras aspiraciones y nuestros sueños, porque no escribimos, captamos una fotografía, grabamos una entrevista o editamos un video en busca de un reconocimiento; tratamos, eso sí, de reflejar el quehacer cotidiano de nuestro pueblo, de expresar sus inquietudes, de hacer y ser cada día una prensa mejor que es la que espera y a la que aspira cada lector, oyente y televidente.
De ahí que, como suele afirmarse aunque parezca una frase hecha, para los ocho compañeras y compañeros que estamos frente a ustedes, estas distinciones son compromisos para continuar enfrentando los grandes desafíos que tenemos por delante, para ser fieles soldados de Martí y de Fidel, de Raúl y de la generación a la que corresponderá llevar adelante los acuerdos del VII Congreso de nuestro Partido y coronar la Revolución con el mayor de los éxitos.
Los recibimos como los ojos y oídos del pueblo, como los voceros de su resistencia y sacrificios, de sus logros y sus victorias, de sus errores e insuficiencias, de ese reportaje infinito desde el periodismo revolucionario, como hace poco expresó un joven colega, que nos tocó escribir y continuaremos escribiendo, para las generaciones del mañana en estos años gloriosos que tuvimos el orgullo de compartir con Fidel.

jueves, 3 de marzo de 2016

Hablando de fotografía de prensa
























La exposición fotográfica “Momentos de la Condición Humana” cerró su ciclo en el Museo de Bellas Artes. Desde el 13 de noviembre del 2015 hasta el 29 de febrero del corriente, estuvo expuesta al público cubano y a los extranjeros de visita en nuestro país, en el edificio de Arte Cubano.
Su autor, el norteamericano Peter Turnley, al hacer la presentación de la misma en el catálogo, escribió: “La fotografía siempre ha sido para mí, ante todo, acerca de compartir momentos de la vida que elijo encuadrar, pues representan sentimientos, percepciones y observaciones sobre el mundo que me rodea.
“Mis ojos y mi corazón han visto y sentido la vida en sus condiciones más difíciles, así como en momentos en los que la existencia es más poética y hermosa.
“A través de la cámara, he intentado a veces gritar contra la opresión, la desigualdad y las condiciones humanas desesperadas, con la esperanza de dar voz a quienes con demasiada frecuencia no son escuchados”.
Estamos ante un fotógrafo comprometido con las verdades de los fenómenos que le rodean. Se inició en este arte a los 17 años en su natal Fort Wayne junto a su hermano gemelo David C. Turnley.
Recientemente como colofón de la muestra, que sin dudas es un breve recorrido por la obra de este amante de la fotografía, a teatro lleno en el museo, se hizo un encuentro con el tema de la fotografía de prensa.
En el diverso público periodistas, fotoperiodistas, estudiantes y todos aquellos que les interesó la convocatoria. Después de la presentación de Peter quien visita a Cuba regularmente desde 1989 y visualizar en pantalla las diez fotos de su autoría que engrosarían los fondos del Museo de Bellas Artes, Mario Masvidal Saavedra se encargó de moderar el diálogo.
Hubo de todo, hasta poesía por un admirador de la tercera edad de la barriada de la Habana Vieja. Alguien insistió en conocer su compromiso, de lo cual pienso que si con anterioridad se hizo una mirada crítica de las fotos expuestas no habría dudas de su “intensión expresa de lograr una foto verdadera, auténtica, lo que continuará en adelante la norma ética y estética de su profesión”.
Peter mostró con sentidas palabras un proyecto fotográfico hecho en una barbería de Mahattan donde se asomó de casualidad y uno de los artistas de tijera y cabello lo invitó a pasar, comenzando así un ensayo fotográfico y amistades que perduran hasta los momentos actuales.
Uno de los presentes se interesó por el trabajo de corresponsal de guerra y si existía algún premio instituido para quienes han ejercido esa profesión. En la sala presentes varios colegas que han ejercido la corresponsalía de guerra en diferentes teatros de operaciones quienes guardan con mucho orgullo el diploma otorgado por la UPEC.
Peter Turnley dejó claro en el auditorio que ama profundamente a los cubanos y que le hubiera gustado estar presente cámara en mano cuando los barbudos bajaron de la Sierra Maestra. Sentado en una de las butacas, Perfecto Romero, Premio Nacional de Periodismo quien tuvo el honor de iniciarse como combatiente y corresponsal de guerra en la Columna Número 8 del Comandante Ernesto Che Guevara.
Varios fueron los fotoperiodistas de la prensa nacional presentes, a una pregunta de un joven colega sobre si conocía la foto de prensa cubana, por responder varias interrogantes la respuesta quedó en terreno de nadie.
Muchas veces fue mencionado el gran Henri Cartiel-Bresson y otros internacionales por los del patio, y me hubiera gustado también que tuvieran como referencia a nuestros grandes como Joaquín Bles, Osvaldo Salas, Alberto Korda, Raúl Corrales, Liborio Noval, Jorge Oller,  Pepe Agrás, Fernándo Lezcano (padre e hijo) Rogelio Moré, Pablo Pildaín, los hermanos Joaquín y Miguelito Viñas entre otros quienes desde su humilde profesión de fotorreporteros han testimoniado nuestra historia y han puesto bien en alto el nombre de la fotografía de prensa cubana a nivel mundial.