domingo, 26 de octubre de 2014

Confío en mi delegado.


























Poco a poco se fue poblando el lobby del edificio. No importó que la convocatoria se hiciera con 24 horas. Algunas con la indumentaria de trabajo a cuesta, como muestra de recién llegar de las labores del día. La luz tenue desprendida de un tubo de luz fría era suficiente para los electores.
El joven delegado que durante varios mandatos ha ejercido sus funciones en la circunscripción 5 del Consejo Popular Latino en el Cerro comenzó a rendir cuentas de sus funciones como una “seguidilla” a que nos tiene acostumbrado el poeta Pimienta.
Dejó claro las gestiones hechas ante los planteamientos de sus electores y enfatizó en los pendientes. Incluyendo la solución del funcionamiento de un elevador y un grupo electrónico los cuales aún no tienen respuesta y se apelará hasta el mismísimo Ministro del Transporte si fuese necesario.
Hay quien reconoció lo que se viene haciendo con los viales en San Martín y la calle Saldo, donde se ha vertido asfalto para mejorarlas y otro hizo un llamado a que el trabajo se haga con calidad, que no es asfaltar por asfaltar porque en breve tiempo retornan los baches, quedando claro que solo se estaba remendando la vía y no reparándola en profundidad.
También existió preocupación por la construcción de varias casas con recursos propios en Pasaje Rafecas, lugar de incesantes inundaciones apenas cae una gota de lluvia, lo que obliga que estás levanten sus niveles por encima de un metro para evitar penetraciones. Se habló de reparar los desagües y tragantes. El delegado explicó que la construcción de estas viviendas tenía una licencia autorizada y que se proyectaba las inversiones para tales reparaciones en el futuro.
Quedó esclarecido que hace varios años, en esta misma circunscripción, en presencia de la presidenta del Poder Popular en el territorio en aquel entonces, se recababa que se interesaran por un taller de maquinaria el cual cerró y dejó todas sus máquinas y herramientas a la posibilidad de ser canibaliadas por personas irresponsables que se aprovechaban del poco cuidado y control.
Ahora que en el propio lugar del taller se construyan varias viviendas por recursos propios es una satisfacción porque son familias que lo hacen con sus propios esfuerzos, solo hay que vivir sin un techo seguro para saber que se siente y experimentan quienes juntos a su familia lo han padecido.
El joven que tenemos al frente asumió como delegado cuando sus electores le dieron su voto. La tarea no es fácil, tiene sus altas y bajas, muchas soluciones no dependen de él sino de administraciones y dirigentes a los cuales toca una y otra vez a la puerta. Por sus resultados ya es además presidente del Consejo Popular Latino. Confío en mi delegado.

lunes, 13 de octubre de 2014

La noticia me unió al dolor




Hace una semana nuestro pueblo recordó y rindió honores a las víctimas del acto terrorista perpetrado contra el avión de Cubana de Aviación, cerca de las costas de Barbados. Uno de sus autores, Luís Posada Carriles, sigue libre por Miami bajo la protección del Gobierno de los EE.UU.
El próximo miércoles día 15 de octubre se conmemora un aniversario más del histórico discurso de despedida de duelo hecha por Fidel en la Plaza de la Revolución, donde expresó: “Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla”.
Por tales razones entrevisté al investigador, historiador y fotorreportero Jorge Oller Oller quien accedió responder nuestras preguntas.

1.- ¿Cómo conociste la noticia del vandálico sabotaje al avión de Barbados?    La noticia la escuchamos en el mismo periódico y fuimos al departamento de teletipos para conocer los detalles. Allí estaba el subdirector del diario, Elio Constantin, recortando los cables. Me dijo que estuviera localizable porque iban a formar equipos para entrevistar a los familiares de las víctimas y obtener opiniones del pueblo en las calles. 

2.- ¿Cuál fue tu reacción al conocerla?
La noticia me unió inmediatamente al dolor e indignación de nuestro pueblo, todos queríamos  que se hiciera justicia rápidamente y los culpables  fueran castigados severamente.

3.- ¿Cómo te vinculaste a la cobertura de tan abominable hecho?
Jorge Enrique Mendoza ordeno  a los reporteros y fotorreporteros  una amplia divulgación del dolor de nuestro pueblo ante el criminal sabotaje.  Hicimos entrevistas a familiares y compañeros de trabajo de las víctimas, actos de repudio, libros de condolencia, murales, etc. Y estuve en el aeropuerto de Rancho Boyeros el 12 y el 13 de octubre  donde los compañeros de trabajo y el pueblo rendían tributo de recordación a las víctimas. Después, en la base del monumento de José Martí, retratamos las largas filas de hombre, mujeres y niños  que no podían contener las lágrimas al ver la tristeza y el llanto de de los familiares de las víctimas.

4.- ¿Qué recuerdos conservas de aquellos momentos?
Nada hay más doloroso para un fotorreportero que entrevistar a los familiares de los caídos en misiones internacionalistas o en hechos, como este, de cruel terrorismo.  Y más aún cuando conocíamos a la mayoría de los tripulantes del avión saboteado ya que, en oportunidades, nos habían trasladado a otros países para trabajar como corresponsales. Fue muy duro ver la expresión de dolor de sus padres o de la esposa o esposo, de los niños o mirar los marcos con fotografías donde aparecen con sus familiares. Son instantes difíciles de captar e imposibles de olvidar.
También recuerdo que Granma se imprimió de luto y salió sin el color rojo que usualmente complementaba los titulares, subtítulos y recuadros. Todas sus  páginas, que entonces median 15 por 22 pulgadas, se dedicaron a las noticias del  atentado terrorista; a entrevistas a los familiares; biografías y los mítines que espontáneamente se producían en las calles y  los centros de trabajo exigiendo justicia y la condena de los asesinos.  En esos días se promediaron unas 70 fotografías por cada número. 

5.- Tienes una foto emblemática de los familiares ante la foto de su hija. ¿Cómo la hiciste? ¿Qué recuerdas de ese momento?
E l día 13 de octubre estaba en el aeropuerto esperando la llegada de los pocos cadáveres rescatados. En la  pared de uno de los salones de pasajeros presidida por la bandera cubana  estaban los retratos de los 27 tripulantes caídos en el sabotaje. Por allí desfilaban sus compañeros de labor,  vecinos de los alrededores y los viajeros que patentizaban el inmenso dolor que les embargaba. Al mediodía, cuando retrataba algunos aspectos de aquel sentido desfile, llegaron  Raúl Rodríguez del Rey y Caridad Bocalandro, padres de la aeromoza María Elisa, quienes corrieron y se abrazaron llorando al pie del cuadro de su hija. Fue un momento que jamás se me ha ido de la mente.
  
6.- ¿Participaste en la cobertura del acto multitudinario celebrado en la Plaza de la Revolución en la despedida de duelo de Fidel? ¿Cómo lo recuerdas?
El 15 de octubre, en la base del Monumento a José Martí,  minutos antes de las 10 de la mañana, Fidel, los miembros del Buro Político  y Luis Cabral, presidente de Guinea Bissau de visita en Cuba, rindieron una guardia de honor a los ocho cadáveres que habían sido rescatados en  las aguas de Barbados. Después la comitiva fue a  la tribuna de la Plaza de la Revolución donde más de un millón de personas aguardaban las palabras de Fidel. El Comandante en Jefe dio  a conocer los detalles del sabotaje y los autores del crimen. El pueblo clamaba justicia con extraordinaria fuerza. Más aun cuando Fidel djo: ¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla! 

7.- Algo más que quieras agregar sobre el tema y tu trabajo reporteril, anécdota, experiencia, técnica utilizada, etc.
Recordar a Elio Constantin que en aquellas jornadas dedico todo su saber y experiencia en hacer reportajes especiales. Los dilas 20 y 21 de octubre una delegación cubana presidida por el Canciller Raúl Roa asistió a una reunión convocada por el Primer Ministro de Trinidad y Tobago. En esa Isla estaban presos Freddy Lugo y Hernán Ricardo. Elio Constantin y yo fuimos a
reportar la reunión, pero no tuvimos éxito. Fue a puertas cerradas y las autoridades trinitarias no nos permitieron entrevistar ni retratar a los detenidos. Y tuvimos que contentarnos  con hacer vistas del edificio y entrevistar a los miembros de nuestra delegación. Con Elio viajamos también a Centroamérica para entrevistar a la valiente periodista venezolana Alicia Herrera, perseguida por la mafia cubana,  quien  tenía los testimonios de Hernán Ricardo y Freddy Lugo sobre la participación que tuvieron en el atentado al avión de Cubana  planeado por  Luís Posada Carriles y Orlando Bosch. Basado en dichos  testimonios, Alicia Herrera publicó el libro “Pusimos la bomba ¿y qué?”. 
              Fotorreportero Jorge Oller Oller


 


miércoles, 8 de octubre de 2014

Che nuestro de cada día




































Después de tanto tiempo y tanta tempestad / seguimos para siempre este camino largo, largo / por donde tu vas, por donde tu vas (…) canta el trovador Gerardo Alfonso.
Las escuelas primarias de todo el Archipiélago tuvieron sus galas con el ingreso de miles y miles de alumnos de primer grado a la organización de pioneros “José Martí”. Sus propios padres le anudaron al cuello la pañoleta azul que los identifica como pioneros Moncadistas.  Y en sus manos una pucha de mariposas para depositarlas en la cesta ante la foto del Che.
Cierro los ojos y recuerdo la instalación que hice con fotos del Guerrillero Heroico, hace mucho tiempo, en la pared del cuartito donde viví muchos años en Jesús María, muy cerca de la cuna de mi pequeña, quien desde los primeros meses aprendió a balbucear esas tres letras: CHE
Un  día como hoy cayó herido en combate y más tarde fue asesinado. Hasta el último momento dio muestra de valentía y dignidad. Su ejemplo se multiplicó y la emblemática foto de Alberto Korda, una de la más publicitada e incluida entre las 100 mejores del mundo, ha estado siempre al lado de las luchas de los pobres y desposeídos.
La más pequeña de la casa, una vez me dijo que ya se había aprendido una poesía y correctamente vestida con su uniforme rojo y blanco, y arropada con su pañoleta azul, asumió la posición de atención y de sus labios brotaron las palabras: Dos goticas de agua cayeron sobre mis pies, las montañas lloraban porque mataron al Che…
No tuve la dicha de retratar al comandante Ernesto Che Guevara, porque en su época aún era un niño. Años más tarde tuve la dicha de conocer a colegas que si tuvieron esa dicha y nos dejaron para la posteridad las imágenes de ese hombre que caminó por la tierra de cualquier continente siempre identificado con la humildad, el ejemplo y dignidad.
Pienso en el guerrillero y retumba en mis oídos la voz del trovador:
Yo sabia bien, desde aquella vez / que ibas a crecer, que ibas a quedar / porque la fe clara limpia las heridas / porque tu espíritu es humilde y reencarnas / en los pobres y en sus vidas. 





























































domingo, 5 de octubre de 2014

Mirando al cielo

Tengo por costumbre mirar al cielo, de día o de noche. De ello hay bastante constancia en este blog. Encantarme con una caída de Sol o disfrutar la Luna. Una tarde congelé en imágenes el paso de un OVNI de Norte a Sur por el Oeste de La Habana. Nunca pierdo la esperanza de fotografiar algún avistamiento extraterrestre o una lluvia de estrellas desde la cima de una montaña.
Durante mis noches angolanas, cuando la guerra, donde empuñaba como arma mi cámara fotográfica, miraba intensamente a la Luna grande que se observa en el continente africano, porque sentía que así me acercaba a mi familia que distaba a miles de kilómetros.
El próximo miércoles 8 de octubre, seremos testigos de un eclipse de Luna. Hoy comparto unas fotografías que muestran la belleza del Sol, hasta cuando se le interpone algún obstáculo, que impide sus rayos se proyecten directamente hacia la tierra. Es un  fenómeno poco común el cual me motivó apretar el obturador de la cámara, ahí se los dejo.