domingo, 26 de octubre de 2014

Confío en mi delegado.


























Poco a poco se fue poblando el lobby del edificio. No importó que la convocatoria se hiciera con 24 horas. Algunas con la indumentaria de trabajo a cuesta, como muestra de recién llegar de las labores del día. La luz tenue desprendida de un tubo de luz fría era suficiente para los electores.
El joven delegado que durante varios mandatos ha ejercido sus funciones en la circunscripción 5 del Consejo Popular Latino en el Cerro comenzó a rendir cuentas de sus funciones como una “seguidilla” a que nos tiene acostumbrado el poeta Pimienta.
Dejó claro las gestiones hechas ante los planteamientos de sus electores y enfatizó en los pendientes. Incluyendo la solución del funcionamiento de un elevador y un grupo electrónico los cuales aún no tienen respuesta y se apelará hasta el mismísimo Ministro del Transporte si fuese necesario.
Hay quien reconoció lo que se viene haciendo con los viales en San Martín y la calle Saldo, donde se ha vertido asfalto para mejorarlas y otro hizo un llamado a que el trabajo se haga con calidad, que no es asfaltar por asfaltar porque en breve tiempo retornan los baches, quedando claro que solo se estaba remendando la vía y no reparándola en profundidad.
También existió preocupación por la construcción de varias casas con recursos propios en Pasaje Rafecas, lugar de incesantes inundaciones apenas cae una gota de lluvia, lo que obliga que estás levanten sus niveles por encima de un metro para evitar penetraciones. Se habló de reparar los desagües y tragantes. El delegado explicó que la construcción de estas viviendas tenía una licencia autorizada y que se proyectaba las inversiones para tales reparaciones en el futuro.
Quedó esclarecido que hace varios años, en esta misma circunscripción, en presencia de la presidenta del Poder Popular en el territorio en aquel entonces, se recababa que se interesaran por un taller de maquinaria el cual cerró y dejó todas sus máquinas y herramientas a la posibilidad de ser canibaliadas por personas irresponsables que se aprovechaban del poco cuidado y control.
Ahora que en el propio lugar del taller se construyan varias viviendas por recursos propios es una satisfacción porque son familias que lo hacen con sus propios esfuerzos, solo hay que vivir sin un techo seguro para saber que se siente y experimentan quienes juntos a su familia lo han padecido.
El joven que tenemos al frente asumió como delegado cuando sus electores le dieron su voto. La tarea no es fácil, tiene sus altas y bajas, muchas soluciones no dependen de él sino de administraciones y dirigentes a los cuales toca una y otra vez a la puerta. Por sus resultados ya es además presidente del Consejo Popular Latino. Confío en mi delegado.

1 comentario:

  1. A pesar de contar con pocos recursos los que se tienen no se utilizan en relación a normas científicas establecidas para cada necesidad,se remiendan las calles con un poco de asfalto problema como es conocido volverá en poco tiempo,por qué aún planteamientos sin respuesta?por qué la necesidad de tener que llevar a los ministerios asuntos que pueden ser resueltos en muchos casos por las entidades municipales y provinciales? para mejorar muchos de los problemas existente es necesario pensar para el presente y futuro,el análisis profundo y concreto de cada problemática hay que asumirla con responsabilidad.El delegado es muy importante en la zona y que esté a tiempo completo.Otro aspecto importante es que cada empresa o sector tiene su responsabilidad ante la sociedad donde muchas veces es el delegado quien tiene que asumirlas sin realmente ser de su competencia ni tener los recursos.El delegado para que su trabajo sea efectivo tiene que tener el apoyo de los factores,sobre todo del presidente del gobierno en cada municipio y el PCC.

    ResponderEliminar