jueves, 13 de marzo de 2014

TENEMOS TANTO DE PERIODISTAS




























Cuando redacto estas líneas se agolpan en mi mente mis tiempos de corresponsal donde publicar un lead de un párrafo acompañando una foto de mi autoría o escuchar mi voz reportando un acontecimiento por algún informativo de la radio era el mayor estímulo a la esperanza de integrar profesionalmente este ejército de mujeres y hombres que con la fuerza de la palabra y las imágenes son hacedores fieles de esta profesión que requiere mucho corazón. Las primeras lecciones de Cardet, los consejos de Tellería,  las clases de fotografía de Pepe Agrás quien como mago del celuloide sacaba, del baúl que lo acompañaba, una foto y de ella tenía argumentos para hablar y a la vez enseñar fotografía. Los colegas de la prensa militar que después del paso del período especial se disgregaron por todos los medios nacionales y han hecho carrera que hasta doctores en ciencias de la información tenemos. Es inevitable dejar de pensar en aquellos que en algún momento del ejercicio profesional han compartido trincheras en un teatro de operaciones, en el reporte de algún desastre natural a escala mundial o en la cotidianidad de nuestro periodismo con sus defectos y virtudes. Cuando decidimos asumir la responsabilidad social de periodista, nunca pudimos aquilatar en toda su magnitud que es una profesión que siempre está en el centro del “sandwch”, por un lado la sociedad y por el otro los dirigentes, ambos pensando que la culpa de todo la tiene la prensa y por lógica los periodistas. No cabe dudas que sea una profesión de riesgo, pero conozco bastantes mujeres y hombres que con orgullo y dignidad se exponen a ello diariamente y feliz me siento al poder constatar que nuestras redacciones se han rejuvenecido para bien, con nuevos bríos y con deseo de hacer un mejor periodismo. Solo en la era digital extraño con mucho cariño las tertulias de las redacciones y los laboratorios de fotografía. Sigo practicando el periodismo de mochila, aunque en ocasiones hay que incorporarle la tienda de campaña y es por eso que con estas líneas y mis fotos quiero homenajear a mis colegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario