martes, 25 de marzo de 2014

HOMBRES Y MUJERES DEL SILENCIO

Sacrificio, voluntad, fidelidad, modestia son algunos rasgos que los caracterizan. Hombres y mujeres de pueblo que una vez fueron seleccionados para dedicarse en vida, por sus convicciones revolucionarias, a la defensa de la Revolución. Los que empezaron desde muy temprano, ahora peinan canas y comparten sus experiencias con la oleada de jóvenes que nutren sus filas. Pepe es uno de ellos. Sus manos estaban acostumbradas a lidiar con el cemento, la arena y la gravilla. Vistió el uniforme de milicias y desde sus filas fue captado para la nueva misión. Se aprendía sobre la marcha. Su boda fue en pura efervescencia revolucionaria. El Habana Libre el elegido para la luna de miel, pero el deber lo reclamó y allí quedó la novia, preludio de invasión, acción rápida contra los quintas columnistas que fueron detenidos. Trillo falleció cuando lo trasladaban herido hacia el hospital, después de un combate en la costa cerca de Santa Cruz del Norte, contra una salida ilegal de contrarrevolucionarios. Eran los años que cuando se daba un “boniatazo” era para accionar contra el enemigo a toda costa. Momentos en que la contrarrevolución quería sacar sus garras para hacer fracasar la Revolución naciente y liquidar a sus líderes, y chocaron con hombres y mujeres que supieron neutralizar todos sus planes. Ñaña, Pilo, Torriente, Cáceres, Vasallo, Guevara, Noel, Barreras, Denis, la lista sin dudas es interminable, algunos jubilados pero no retirados, otros ya no están, pero todos orgullosos por ver la continuidad ahora mucho más fortalecida por jóvenes salidos de las academias con el dominio de las nuevas tecnologías, con un mismo objetivo: desde las filas del DSE, proteger a capa y espada las conquistas de la Revolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario