lunes, 10 de marzo de 2014

MUJERES DE REVOLUCION





































Apenas han transcurrido horas de la clausura del 9no. Congreso de la FMC y la noticia impactó mucho el domingo en la noche. La Heroína del Moncada Melba Hernández nos daba el último adiós. Fue del grupo de mujeres que desde los inicios de la lucha revolucionaria materializó en la práctica las palabras de José Martí cuando dijo que “sin sonrisa de mujer no hay gloria completa de hombre”. Al panear las delegadas de este conclave o escuchar a las más jóvenes, apreciamos el compromiso de continuidad. Allí como invitadas estaban las “muchachitas” de la clandestinidad  quienes con su actuar en la lucha contra la dictadura de Batista dieron sobradas muestras de valentía. También presentes algunas ex agentes de la Seguridad del Estado que estuvieron infiltradas en las filas de la disidencia. La joven machetera que comenzó  ayudando al esposo y terminó disminuyendo la mocha del mismo por sobrepasarle en rendimiento. La presidenta de una cooperativa cañera de Caya Jabos,  en Madruga, que no se desprende de la tierra de la cual saca sobresalientes producciones y hoy luce una princesa con su Orden Mariana Grajales otorgada por el Consejo de Estado. Hay maestras, obreras, ministras, economistas y de un sin fin de profesiones, pero todas orgullosas de su organización femenina que les ha ayudado a dignificar a la mujer cubana. Está la general de brigada Teté Puebla, quien integró el pelotón de las marianas en la Sierra Maestra y formó parte de la caravana de la victoria. También mujeres coroneles vistiendo orgullosas el uniforme de la Policía Nacional Revolucionarias, el de diario del MININT y las FAR. Varias generaciones unidas en un firme propósito, dar continuidad a la obra revolucionaria poniendo de manifiesto las palabras de Martí: “las campañas de los pueblos sólo son débiles, cuando en ellas no se alista el corazón de la mujer, pero cuando la mujer se estremece y ayuda, cuando la mujer, tímida y quieta de su natural, anima y aplaude, cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño, la obra es invencible”. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario