lunes, 6 de agosto de 2012

NO ENTIENDO

La historia se repite. El mismo escenario: Guira de Melena. El mismo producto: el plátano. Los mismos afectados: los productores y el pueblo. Independientemente de contratos, comercialización y disparo de la producción, en una buena parte de los mercados estatales los plátanos macho que se ofertan mantienen su precio de $1.80 la libra y la calidad del producto no satisface al consumidor. Cuando conocí del producto que se echaba a          perder en  los campos, naves y encima de los camiones, me pregunté que diría Carlón, aquel negrón que con su andar pausado con las piernas tirándole hacia fuera encima de las botas número nueve, sudaba la gota junto a su centrífuga dándole el toque final al azúcar que producía el central Rosario en cada zafra o por la noche, en una esquina del portal del bar-restauran El Pekín, en su pequeño negocio friendo chicharritas de plátano macho que se consumían con agrado. A este padre de familia y trabajador incansable lo recuerdo vestido de miliciano, con su boina verde olivo ganada en la Limpia del Escambray y con su metralleta checa como diminuto juguete. Carlón era un negro humilde y luchador, pero cuando veía algo que entorpecía la marcha de la Revolución, resurgía su veta rebelde de los ancestros y no se cansaba de repetir: n-o-e-n-t-i-e-n-d-o.          

2 comentarios:

  1. Amigo, creame que las cosas no entendidas de Carlon se multiplican, creame también que quien no lo enfrente como usted o similar probablemente no recibirá más que incomprensión. Un abrazo..... nos vemosss.........

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios Ariel.

    ResponderEliminar