martes, 12 de junio de 2012

LAGRIMEAN LOS GUANTES


Las cuerdas y el cuadrilátero están de luto. Teo colgó los guantes en un combate desigual provocado por una cardiopatía isquémica a los 60 años de edad. El poderoso Teófilo Stevenson Lawrence, gloria del deporte revolucionario cubano, no quería abandonar la pelea porque es de los que mueren con las botas puestas. Su derecha en esta ocasión no tuvo tiempo de sacarla para colocarla directa al mentón del contrario y ganar como tantas veces lo hizo. Se cuenta que una vez fue invitado por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros para integrar una delegación que lo acompañaría a Brasil y dijo que no podía ir. Cuando indagaron las causas expresó que no tenía un par de zapatos que ponerse. El campeón integró la delegación y acompañó al Comandante en Jefe. Su fidelidad a Fidel y a la Revolución lo caracterizó siempre. Le ofrecieron un millón de USD y la respuesta fue tajante: “Prefiero el cariño de ocho millones de cubanos. Y no cambiaría mi pedazo de Cuba ni por todo el dinero que me puedan ofrecer”. Su corazón quebró, pero el nombre de este campeón de campeones, su humildad y hazaña deportiva quedará por siempre en miles de corazones cubanos. La ultima vez que lo vi fue entre la multitud de ese mismo pueblo de donde surgió, desfilando por la Plaza de la Revolución el último Primero de Mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario