miércoles, 6 de junio de 2012

EL LUNAR DEL SOL


El espectáculo fue a escala mundial. En los cinco continentes tuvo millones de espectadores, profesionales, aficionados y curiosos. Cada cual buscó la forma para no perdérselo y tratar de ser testigo ocular del hecho, porque hasta 105 años después no sucederá algo similar.  Venus se interpuso entre la Tierra y el Sol, realizando un  tránsito por la superficie del Astro Rey, tapando aproximadamente 1/30 veces el diámetro solar. Es como si el Sol tuviera un lunar. Los fotógrafos actuales teníamos un reto, si nos perdíamos fotografiar la noticia ya no sería posible en nuestras vidas. A las 5 y 30 de la tarde, en compañía del colega Yander Zamora nos fuimos al muro del Malecón, cerca de B en el Vedado, con el objetivo de apostarnos para la ocasión. El hecho según los especialistas sería visto a partir de las 6 y 4 minutos de la tarde. Ingenuos nosotros, llevábamos en nuestras mentes los bellos crepúsculos donde el Sol se pone como yema de huevo frito. Emplazamos encima del muro el trípode y fue cuando nos percatamos que no tenía la mejor calidad para soportar el objetivo Nikkor 300mm, AF, ED con su respectivo multiplicador. Seguimos en el empeño y cuando primero montamos una cámara Nikon D90, fue que nos dimos cuenta que el Sol a esa hora seguía intenso, fuerte, como escupiendo llamas de calor hacia la Tierra. El filtro del lente no era lo suficiente. Las manecillas del reloj no se detenían y solo nos quedaban diez minutos para el momento tan esperado. Sin dudar, cambio brusco de la situación. Buscar un lugar en la zona con cristales oscuros que nos sirvan de filtro. No dudamos entrar al mercado de Galerías Paseo y en el pasillo en espiral, utilizando los cristales de su fachada, emplazamos de nuevo todo el equipo, las primeras pruebas y cuando ya todo parecía estar listo, el agente de seguridad del lugar. Qué hacen, preguntó y la respuesta no se hizo esperar. ¿Coordinaron con la gerente? y le explicamos que por la premura lo haríamos después de consumado el hecho. A la hora fijada el obturador comenzó a funcionar y en medio de la realización, aparece el jefe de seguridad del establecimiento. Explicación del agente, nuestra argumentación y la invitación a que lo acompañe a la oficina de la gerente. Mientras Yander continúa la tarea. Identificación de por medio ante la mujer-dirigente y la argumentación de nuestro trabajo, todo quedó saldado. Al regreso a la posición, las fotos aún no nos complacían, desmontamos la D90 y colocamos la D300s, pusimos el enfoque manual en infinito, trabajamos la cámara en modo manual también con una velocidad de 8000 y un diafragma en 32f, así como en la más baja sensibilidad. Era un reto mirar al Sol para hacer las fotos porque encandilaba y apenas podíamos fijar la vista por largo rato. El obturador no cesó sus funciones y el mayor premio es que la imagen ocupó un espacio en la primera plana del periódico Granma en la cabeza del lateral derecho. El esfuerzo no fue en vano. Ahora se repetirá el lunar del Sol el 11 de diciembre de 2117.

No hay comentarios:

Publicar un comentario