jueves, 29 de diciembre de 2011

ME VOY PARA LA LUNA


Decididamente me voy a vivir a la Luna. Hace unos días descubrí con la ayuda de una máquina de nueva tecnología que en ese satélite de la Tierra, peso menos y rejuvenezco unos cuantos años. Se imaginan ustedes poder retroceder la máquina del tiempo. Eso le gusta a todas y todos. Que levante la mano quien esté encontra. Además tener el privilegio de sentarme en una de sus esquinas y poder apreciar la Tierra en toda su magnitud, con sus desastres naturales, con las catástrofes que le causamos los terrícolas, las guerras provocadas por EEUU y su fiel seguidor la OTAN, los desprendimientos de los grandes témpanos de hielo de los polos, los indignados de todo el mundo batiéndose por buscar justicias a sus intereses, los sin casas viviendo en cualquier esquina de los países del primer mundo,  pero prefiero apreciar el universo, en este caso el que me rodea, cargado de personalidades del periodismo, con quien tuve la oportunidad de conocer las interioridades del Planetario ubicado en la Plaza Vieja, honrando la memoria de la Dra. Rosa Elena Simeón. Por el pasillo circundante a la esfera grande que representa al Sol y el universo visible fueron ascendiendo por la Línea del Tiempo, avanzando sobre los 13,7 mil millones de años entre el Big Bang y el presente, Julio Batista, Julio García Luís, Juan Marrero, Jorge Valiente, Aloyma Ravelo, Isabel Moya, entre otros. Me sentí ET gracias a las bondades de mi país y a ese gran hombre que nos sorprende a diario por las calles adoquinadas de esta vieja ciudad que mucho le tiene que agradecer, don Leal Eusebio de La Habana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario