viernes, 18 de noviembre de 2011

ATENTADO FRUSTRADO


Desde temprano nos disputábamos un lugar en la terraza del aeropuerto Internacional Omar Torrijos. Un ejército de periodistas, fotoperiodistas y camarógrafos esperábamos el momento de la llegada del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Todos querían luchar por tener la mejor imagen o una declaración del líder de la Revolución Cubana. Muy cerca del área limitada un gran toldo cobijaba las laptop y otros medios que garantizarían la inmediatez de la noticia. El clima comienza a cambiar bruscamente y negros nubarrones cubren todo el cielo. Llega la lluvia con viento. Hay que inventar como proteger los equipos analógicos que portábamos. Digital una Mavika.  Muy pocos estábamos preparados para esta contingencia. Cuando más fuerte se siente el aguacero aparece un IL-62 de Cubana con sus luminarias encendidas y el tren de aterrizaje listo para el aterrizaje. El sonido característico de los motores anuncia el frenaje. Todos esperábamos el momento y cuando nos percatamos que la nave la están taxiando hacia otra posición, las toberas de los motores  expanden un fuerte aire caliente que vino al traste con equipos y toldo. La situación se complica y en ese preciso momento otro avión IL-62 se desplaza hacia el final de la pista a toda velocidad. ¡Ahora si aterrizó el Comandante!
La lluvia disminuye un poco,  pero no escampa. Se abre la puerta delantera del avión y aparece, bajo la lluvia la imponente figura de Fidel vestido de verde olivo. Después del recibimiento oficial por la presidenta de turno, se queda en el protocolo a esperar a su hermano Chávez quien se va estrenando en las Cumbres Iberoamericanas. Minutos de diálogo, anécdotas y la caravana parte rumbo a ciudad de Panamá.
La carretera, a ambos lados, mucho más custodiada. Hay medidas extremas de seguridad. Al llegar al hotel donde se hospedará la delegación cubana, urgente se organiza una rueda de prensa. El Comandante en Jefe quiere hacer una contundente denuncia ante la prensa nacional e internacional acreditada a la cumbre. Estas fueron sus palabras:
Comandante en Jefe Fidel Castro.- Al llegar a esta histórica tierra latinoamericana de Panamá, deseo saludar a su patriótico y valiente pueblo, hoy dueño legítimo del Canal, el que administra mejor que quienes hasta hace muy poco estaban posesionados de él. En nombre de Cuba, que al igual que todos los pueblos del mundo se beneficia de sus servicios, le doy las gracias.
He venido, como los demás Jefes de Estado latinoamericanos, a participar en la X Cumbre con el espíritu de cooperar al éxito de la misma para beneficio de nuestros pueblos, y de modo especial para los intereses y el prestigio de Panamá.
Debo cumplir, sin embargo, el deber de informarles que, como en otras ocasiones en que viajo a estas Cumbres, elementos terroristas organizados, financiados y dirigidos desde Estados Unidos por la Fundación Nacional Cubano Americana, que es un instrumento del imperialismo y la extrema derecha de ese país, han sido enviados a Panamá con el propósito de eliminarme físicamente. Ya se encuentran en esta ciudad y han introducido armas y explosivos.
Lo denuncio al llegar aquí y no antes de viajar para que a nadie le pase por la mente que cualquier peligro o amenaza pueda intimidar a la representación de Cuba.
En cuanto a la seguridad de nuestra delegación, no albergamos preocupación alguna; está advertida, posee experiencia y es veterana en la lucha contra emboscadas, planes traicioneros y otras agresiones del imperio y sus aliados. Pero en esta reunión participan numerosas delegaciones y Jefes de Estado y de Gobierno y aunque las autoridades de Panamá han trabajado con esmero para garantizar la seguridad de todos, sabemos que los elementos terroristas tienen la idea de disparar o hacer estallar cargas explosivas donde lo estimen útil a sus propósitos, sin importarles en cuál vehículo colectivo viajen los jefes de delegaciones o dónde se encuentren reunidos para alguna de las actividades programadas.
El jefe de esos elementos a quien los líderes de la Fundación Cubano-Americana encargaron la misión, es el tristemente célebre Luís Posada Carriles, un hombre cobarde, totalmente carente de escrúpulos, autor de la voladura del avión de Cubana de Aviación al despegar de Barbados con 73 pasajeros a bordo, el 6 de octubre de 1976, mediante la utilización de mercenarios venezolanos. Fugado de una cárcel de Venezuela en agosto de 1985, participa activamente en el suministro de armas para la guerra sucia contra el gobierno de Nicaragua, una operación dirigida desde la Casa Blanca que dio lugar al escándalo Irangate. Ha sido responsable de actos terroristas contra hoteles de La Habana mediante el uso de mercenarios de El Salvador y Guatemala.
En ocasión de la IV Cumbre, celebrada en Cartagena de Indias los días 14 y 15 de junio de 1994, estuvieron a punto de disparar contra nosotros cuando recorríamos la vieja ciudad en una caravana de coches tirados por caballos, que organizaron los anfitriones. Gabriel García Márquez viajaba junto a mí en ese recorrido. Habría tenido yo, en ese caso, el honor de morir con tan lúcido escritor.
La pandilla de la Fundación Nacional Cubano Americana, que planeó un atentado en la isla Margarita a raíz de la VII Cumbre, celebrada los días 8 y 9 de noviembre de 1997, fue capturada por un guardacostas de Estados Unidos cuando la embarcación en que viajaba navegaba en las proximidades de Puerto Rico, al parecerle sospechosa de contrabando de drogas, y se le ocuparon las armas que llevaba, entre ellas dos fusiles semiautomáticos calibre 50, con mirilla telescópica, rayos infrarrojos y un alcance de 1 500 metros, que podían ser usados de día o de noche. Como se sabe, los integrantes del grupo fueron absueltos en un juicio espurio y fraudulento que tuvo lugar en esa colonizada isla.
Posada Carriles arribó a Panamá el 5 de noviembre con documentación falsa y sin ningún disfraz. Tiene en Panamá cómplices de su entera confianza en los cuales se apoya.
Por los antecedentes mencionados, se hizo necesario hacer pública esta denuncia.
Consideramos que las autoridades del país anfitrión están en el deber de localizar al jefe terrorista y sus cómplices, impedir que escapen por cualquier terminal aérea, salida terrestre o marítima, arrestarlos y someterlos a los tribunales correspondientes por haber violado leyes nacionales e internacionales. Con toda seguridad harán el máximo para preservar el honor de su país y el éxito de la Cumbre, que han sido puestos en riesgo por delincuentes internacionales que han actuado con indignante desprecio y burla hacia las autoridades y el pueblo de Panamá. Nuestra delegación está en disposición de ofrecerles información de la que dispone.
Solicitamos, a la vez, la cooperación del pueblo panameño para que ofrezca a las autoridades cualquier indicio que pueda contribuir a la captura de los terroristas. Entregamos a la prensa, con el ruego de que las publiquen, fotos recientes de Posada Carriles.
Esperamos que, a pesar de estos planes criminales, la Cumbre de Panamá sea un rotundo éxito.
El 17 de noviembre del 2000 a las 2:30 p.m.,  un fuerte operativo de la Policía Técnica Judicial de Panamá logró apresar al terrorista Luís Posada Carriles, junto a los cubanoamericanos Guillermo Novo, Pedro Remón y Gaspar Jiménez Escobedo.
Así quedó frustrado hace once años otro atentado al Comandante en Jefe, el cual consistiría en asesinar al presidente cubano mientras pronunciaba un discurso en el Paraninfo de la Universidad Nacional de Panamá. Miles de personas hubiesen muertos en ese atentado en el que planeaban hacer detonar una carga de 9 kilos de explosivos C-4. La otra historia es ya conocida, la misma presidenta de turno antes de concluir su mandato y recibir de sus amos del Norte una fuerte suma de dólares, dejó en libertad a los terroristas. Posada camina libremente por las calles de Miami, mientras cinco luchadores contra ese mismo terrorismo cruel y despiadado siguen condenados en Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario