martes, 17 de abril de 2012

OBSTACULOS Y SUERTE


Los fotoperiodistas en coberturas noticiosas tienen que poner todos los sentidos en el encuadre y seleccionar el momento preciso, pero además en tratar de evitar los miles de elementos que rodean el instante y pueden frustrar el empeño profesional. Cuando son visitas o llegadas de jefes de estados o invitados especiales, una o dos horas antes de la llegada del vuelo ya estamos pasando las cámaras, lentes y otros accesorios por la revisión técnica y después, esperar el minuto de la llegada que puede ser según lo planificado o demorarse por diferentes motivos. Cuando se desenlaza el hecho noticioso, los minutos corren y breve es el tiempo con que contamos para tener la suerte de congelar el segundo ideal. Algunos salen victoriosos, otros, por mucho que lo intentaron, tienen que conformarse con una foto antes o después. Pero lo más lamentoso es que en este tipo de actividades hay funcionarios de protocolo que nada ayudan para que los protagonistas de la noticia se acuerden que a varios metros de ellos, en un área limitada, hay un grupo de trabajadores de la prensa que tienen la responsabilidad de informar al mundo el hecho. Siempre hay alguien que violenta la zona de la dirección principal entre los personajes y gráficos. ¿Nadie puede ayudar en ello?

No hay comentarios:

Publicar un comentario