domingo, 7 de agosto de 2011

LAS CALLES ENJUAGARON SU ASFALTO







Nunca hay sábado sin Sol dice el viejo proverbio, pero aunque éste último en La Habana lo hizo a una temperatura bastante sofocante, al final de la tarde todo cambió y las calles capitalinas enjuagaron su asfalto.
Rayos, relámpagos, truenos por más de una hora quisieron paralizar el ir y venir habanero, de ésta urbe que en agosto y fin de semana está en una constante ebullición, como el volcán cuando quiere comenzar a expulsar su lava incandescente. En las calles nada se detiene, el cubano está veraneando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario