lunes, 30 de junio de 2014

Los artistas de la familia



Los aplausos de los presentes en el Teatro Nacional, una tarde calurosa de junio, fue el mayor premio para esos niños aprendices de bailarines  al concluir su taller de danza. El gran público, sus familiares más allegados, padres y abuelos.
Con el salón aún calientico, a pocos minutos de concluir un ensayo de Danza Contemporánea, los pequeñines se adueñaron del tabloncillo como si fueran la mismísima Viengsay Valdés.
Desde día atrás los preparativos para confeccionar el vestuario apropiado, tener a mano lo imprescindible para un ligero maquillaje y el acopio de algunas golosinas que engrosarían el aseguramiento colectivo a la festividad.
Los niños con sus fantasías por sentirse protagonistas de su momento, exigiendo a cada uno de sus familiares el aplauso duro al finalizar la actuación, como la mayor gratificación.
Disfruté a plenitud cada momento, desde el mismo instante en que se fueron agrupando al pie de la escalera, esperando su turno. Y admiré la labor de los profesores por transmitir el arte danzario a quienes quizás solo alcancen la categoría de artistas de la familia.  




1 comentario:

  1. Hola, soy un aficionado de la fotografia que me he ido adentrando poco a poco en este mundo, por eso creo muy importante tu trabajo y tu blog.

    te propongo una fotos desde moscu. http://fotki.yandex.ru/users/marinalesander/

    un sds

    alesander

    ResponderEliminar