domingo, 12 de noviembre de 2017

Muito obrigado primo
























Han transcurrido 42 años desde que se declaró la independencia de Angola después de medio milenio de colonización portuguesa y 14 años de lucha armada.
Aún tengo fresca en la memoria aquellas mujeres que por un camino rural en Malanje corrían con una carga super pesada de leña en la cabeza y al preguntarle por qué lo hacían la respuesta fue que para descansar; y el hombre que sin calzado y un vestuario bastante primitivo, marcado el rostro por la hambruna, pastoreando unas cabezas de ganado mal alimentado en tierra de Jamba, al preguntarle por qué no sacrificaba una para su sostén, con pleno convencimiento dijo que las cuidaba para “cuando el amo voltease”. Sin dudas ambos ejemplos, secuelas del colonialismo feroz.
Diez años después de la independencia tuve la oportunidad de tener la primera imagen de esta tierra africana desde la ventanilla de un avión IL-62. Cuando comencé a observar lo que después supe que llevaba por nombre Kimbo, no podía salir de mi asombro, como cuando inhalé el aire de Luanda al salir por la escalerilla del avión.
Muchos son los recuerdos en esa tierra africana donde miles de cubanos la rociaron con su propia sangre ayudando a ese hermano pueblo a no dejarse arrebatar la apreciada libertad.
A todos quienes tuvimos la oportunidad de prestar la ayuda solidaria, mis respetos, pero en particular a los Caravaneros y Pilotos quienes escribieron páginas heroicas, poniendo bien alto la valentía y el coraje de los cubanos.
En muchas familias cubanas hay algún recuerdo bien guardado de Angola y por las calles de nuestra Cuba, de Oriente a Occidente, caminan los héroes anónimos quienes escribieron páginas de gloria en la tierra de Agustino Neto.



6 comentarios:

  1. juvenal,gracias por recordar los momentos vividos en el camino. saludotes rfcampos

    ResponderEliminar
  2. Campos, tu también pusiste tu granito de arena, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Buena idea de tu parte. A pesar de la manchas en el sol que muchos maliciosamente señalan, brillan intensamente los recuerdos de Angola, de lo vivido y de los compañeros que conocimos, soldados u oficiales. Hace unos años la embajada angolana promovió un concurso literario al respecto, para este evento escribí sobre la huella que dejó en mí los dos años de misión. En ella menciono a los tres fotoreporteros y caravanistas que tuve la dicha de conocer, Eduardito Bosh, Milton, Alejandro Gil y Juvenal Balán. Feliz año nuevo, mucha salud para que sigas cumpliendo con tan loable profesión. Atentamente, Guillermo Lázaro González POMPA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pompa, gracias por tus palabras. Los jóvenes partían a cumplir la misión y cuando regresaban a los dos años, eran ya hombres curtidos. Y sin dudas a todos los que tuvimos esa oportunidad, nos marcó para siempre. Por nuestras calles caminan héroes anónimos de esa epopeya.

      Eliminar
  4. Compañero Juvenal Balán, hace algún tiempo que veo su trabajo y había pensado que envié mi opinión sobre el tema tratado, el cual me interesa mucho. Estuve 2 años cumpliendo misión internacionalista. Soy médico jubilado de las FAR, a las que llevo en la sangre, en aquel entonces ocupé cargos de dirección primero en la Misión militar cubana en Angola y después fui jefe de la agrupación de tropas de Cuando Cubango (radicaba en Menongue) cuando la guerra de Cuito Cuanavale. Fue una experiencia inolvidable en todos los sentidos, conocí las grandes virtudes y las miserias humanas, la guerra es salvaje y bestializa al hombre. En el año 2002 regresé de colaboración médica ya en tiempo de paz y pude observar el posterior desarrollo de Angola como país capitalista, con economía de mercado, donde aparecen con toda crueldad las injusticias y desigualdades del sistema. me enamoré de una angolana y con autorización del Ministro de las FAR y del PCC me casé y viví varios años hasta regresar con mi esposa a Cuba, donde me encuentro. No pocas personas se preguntan; luchamos para esto? Yo respondo, ayudamos desinteresadamente a la RPA a alcanzar y después mantener su independencia, lograda con mucho sacrificio y sangre derramada. La decisión de adoptar el camino a seguir es libre y soberana de los angolanos. Por tanto considero que cumplimos nuestra contribución internacionalista y si valió la pena nuestro sacrificio. No voy a argumentar mi opinión de la actualidad en Angola, es complicado y largo, además no es el objetivo. Concuerdo con Ud, respeto especial para los "caravaneros", yo hice caravanas en varias ocasiones y conozco los peligros y las dificultades de esta labor heroica. Con los pilotos de combate del Regimiento aéreo de Menongue me unen fuertes lazos de amistad hasta hoy, valerosos y muy profesionales combatientes, los admiro. Pero también destacar otros, como el personal de los servicios médicos, corajudos y profesionales. señalar en especial al pelotón de las Marianas en Cuito Cuanavale, jóvenes mujeres valerosas. En fin, creo que todos cumplieron su deber de forma ejemplar y altruista. Para Uds los fotoreporteros y corresponsales de guerra mi sincera felicitación, conocí y compartí con varios, todos excelentes personas y profesionales. Muchas gracias por su trabajo. Mi respeto y reconocimiento para Ud. compañero Juvenal. Saludos cordiales. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel Angel, la guerra es cruel, aunque vivirla hermana hombres. Pienso que la misión internacionalista fue el granito de arena de varias generaciones de cubanos por estar a la altura del pensamiento del Che y Fidel. Lo más importante fue que nuestro paisito contribuyó a la liberación de Angola, Namibia e influyó a la derrota del Apartey. Con sus letras me hizo recordar precisamente a los pilotos de combate basificados en Menongue quienes nos acogieron cuando arribamos con la "Venceremos" y "Che Guevara" tras más de 15 de trayecto por carretera desde Wambo. Es verdad, los médicos, enfermeras y sanitarios también escribieron páginas de glorias en la contienda. Gracias por sus palabras.

      Eliminar