martes, 25 de octubre de 2016

Fantasmas que perduran.
























Hay fantasmas que perduran. Unos por la huella a su paso por nuestras vidas, otros por momentos vividos difícil de olvidar a pesar del tiempo. Mi padre contaba que cuando el paso del ciclón de 1926 por La Habana ya había nacido y recordaba todo lo que en su momento le narraba mi abuela María de aquellos inolvidables instantes vividos con penurias.
Por suerte en la actualidad, desde muy temprano, se comienza a informar a la población del peligro que nos avizora. Las medidas se extreman y lo más importante para todos es conservar la vida.
Matthew nos golpeó fuerte por el oriente, principalmente por Baracoa y Maisi, en poco tiempo familias perdieron lo que habían cosechado por años tanto en el ámbito familiar como su entorno. Muy similar a terrenos bombardeados. Casas sin techos, pertenencias rescatadas muy distantes de los lugares de orígenes, los árboles arrancados de raíz, palmares en montañas que parecen alfileres prendidos.
Aunque el factor psicológico afecta a todos, los más pequeños son los que cargaran por años con ellos y quienes contarán a las nuevas generaciones lo que le hizo este huracán a su casa, a la escuela donde estudiaba, al poblado donde vivía.
En el reparto Turey, en Baracoa, Diolvis Antonio Pérez Borges y su amiguito Dayron Alejandro Cueto Cobas de 11 y 9 años respectivamente, recolectaron unos pedazos de poli espuma del falso techo de un punto de venta cercano a sus casas, el cual fue devastado por Matthew y lo primero que se les ocurrió fue construir con ellos unos pequeños barquitos que, en el estanque, para ellos eran grandes buques. Así pasaban el tiempo mientras a su alrededor caravanas de linieros y combatientes de las FAR, con moto sierras en mano, se encargaban de las labores de la recuperación.
José Vega, a pesar de sus años, en La Asunción, por la carretera de Masi, después de recolectar algunas tablas tras el paso del fenómeno climático, de inmediato se dispuso a levantar un ranchito.
José Ramón Massanet Pons y Sora Fernández Matos cuando los conocí, ambos estaban en su cuarto, tratando de acotejar algunas de sus propiedades. El techo, no se sabe a dónde fue a parar. En la pared un cuadro de Jesús y un crucifijo metálico. En los cincuenta años que llevan viviendo en el caserío de Veril, en Maisí, nunca habían visto nada igual.
A Bella Lidia Cuadro Matos los fuertes vientos la sorprendieron junto a su hermana enferma en Baracoa. Allí sintió y vio las primeras secuelas del paso del huracán. Pasaron varios días para poder retornar a su casa en el caserío de Veril. No había forma de retornar, la carretera estaba obstruida.
A ella la encontramos en plena carretera tratando de llegar “como pueda” a su casa. Los hijos se habían quedado a cargo de su custodia. Una conocida que se cruzó en el camino le dijo que su casa estaba toda en el suelo.
El corazón latía más rápido que de costumbre a medida que disminuía la distancia. Una pertinaz lluvia volvió a humedecer la tierra roja. “Esa que estaba allí era mi casa” nos dijo señalando con el índice en dirección a lo que quedaba de su hogar de madera.
Su hijo la abrazó fuerte, muy fuerte y dijo en su oído “esto fue lo que quedó de la casa” y ella preguntó por la máquina de coser y “la desbarató” fue la respuesta. Solo quedó intacto su diploma como delegada a dos congresos de los CDR, una foto del general presidente y un mono de peluche.
Los pies de Bella recorrieron cada pedacito de lo que fue su casa. Sus ojos brillaban a punto de dejar partir una lágrima. Su mirada pasó en un rápido paneo por algunos calderos y jarros apilados, lo que fue un sofá y una de las camas del primer cuarto que como “sobre cama” tenía una teja de fibrocemento. “Estamos vivos, nos levantaremos” apenas susurró.


4 comentarios:

  1. No se capta con claridad el mensaje de este texto. Para mi lo verdaderamente importante es que no se perdió una sola vida humana y ahora a trabajar duro para recuperarlo todo y hasta para hacerlo mejor. Cuba está en el camino de los ciclones. Y eso no puede ser cambiado. Hemos cambiado en lo de cuidar de la vida de los compatriotas. Tenemos que mejorar la calidad de nuestras construcciones de forma general: viviendas, escuelas, fábricas, edificios público, lugares de recreación; Todo. Los japoneses son un ejemplo: ellos tienen terremotos y maremotos y se han destacado durante años por sus construcciones a prueba de casi todo eso.
    Nada de derrotismo. El mar y el cielo de Cuba a veces se pone como molesto, pero son grandes amigos de nuestra forma de vivir en medio de tanta belloza y nos aportan recursos de todo tipo.

    ResponderEliminar
  2. A mi juicio el mensaje está muy claro y el artículo muy bien escrito, no hubo pérdidas de vidas humanas pero qué son las vidas humanas sin la experiencia acumulada?? sin los objetos que permiten el desarrollo y la calidad de la memoria acumulada?? objetos que representan un bien adquirido como parte de esas buenas o menos buenas experiencias??. Es preciso sobrepasar los discursos triunfalistas, y apegarse a la verdadera naturaleza humana. Lo que Bella susurró al final del artículo es la base del análisis, y lo que verdaderamente caracteriza la identidad del cubano. El cubano ya tiene mucha fuerza propia para salir airoso de este tipo de eventos y estará preparado para los que siguen.

    ResponderEliminar
  3. BUENO, Y DÓNDE ESTAN LAS FOTOS DE LA AYUDA DEL GOBIERNO Y LA QUE ESTÁN RECIBIENDO DEL EXTERIOR

    ResponderEliminar
  4. El mensaje es que ellos necesitan ayuda.
    Publiquen las fotos de sus casas despues de la reconstruccion

    ResponderEliminar