domingo, 25 de enero de 2015

Después de la contienda














Transcurrieron más de cincuenta años para que Cuba y EEUU se sentaran frente a frente a negociar, en igualdad de condiciones, el restablecimiento de las relaciones entre ambos países.
Solo es el comienzo. Sigue como ley el bloqueo a nuestro país y la política pies secos, pies mojados y la secretaria asistente de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, el viernes pasado, enfatizó que su país está cambiando la táctica o la forma de implementar su política pero no ha abandonado sus fines.
Josefina Vidal Ferreiro, Directora General para EEUU del MINREX, quien presidió la parte cubana, en cada contacto con los periodistas acreditados para la ocasión, dio muestra de profesionalidad, preparación y sobre todo argumentación en cada uno de los temas abordados.
Para la cobertura de las rondas migratorias, así como de las conversaciones para el restablecimiento de relaciones, se acreditaron cerca de 200 periodistas; de 53 medios de 18 países un total de 117 periodistas extranjeros y 75 periodistas de la prensa nacional de 29 medios; todos de agencias, prensa escrita, radio, televisión y medios digitales.
Haciendo un análisis después de la contienda pienso que en ocasiones los intereses de organizadores y prensa no coinciden en cuanto a organización se refiere. El tema es noticia para el mundo y la inmediatez, así como la búsqueda de la mejor imagen es imprescindible para cualquier gráfico presente en el lugar.
No importa que amanezcas en el punto de revisión técnica, si después salen todos juntos para el área de cobertura, los que amanecieron y los que llegaron justo con la hora límite. Para evitar aglomeraciones sería justo revisar por grupos de llegada y pasarlos indistintamente hacia el lugar. Evitan las moloteras y las consecuencias de estas.
Para quienes nos visitan en funciones periodísticas en coberturas de esta índole sí funciona el “palo periodístico”, por ello le pagan y a toda costa buscarán cumplir con su acometido.
Recuerdo hace unos años, en Italia, cuando Fidel fue recibido en el Palacio de Gobierno, que en un gran salón, a ambos lados se ubicaron tarimas de varios escalones y en el centro se encontraron los dos protagonistas de la noticia, se saludaron, miraron hacia la derecha y después a la izquierda. Todos los gráficos tuvieron la imagen y como si fuera poco, cuando comenzaron las conversaciones oficiales, primero entraron los fotoreporteros en grupos de a diez y después de la misma forma los camarógrafos. No hubo molotera, empujones o la ley del más fuerte.
Cada acción, si la analizamos y sacamos conclusiones, nos permite obtener mejor resultado en momentos venideros.


2 comentarios:

  1. Coincido con Juvenal. La organizacion de este tipo de eventos es clave para evitar los molotes y las consecuencias que estos traen como la caida de varios graficos,en los que me encuentro, y la lesion grave de uno de estos. La conferencia 40 aniversario de Playa Giron es un ejemplo de organizacion. Esta vez solo fue la cobertura de conversaciones entre funcionarios. Aquella oportunidad estaban descendientes de los Kennedy, Kissinger en persona y el propio Fidel. No hubo corre corre, nadie se quedo sin foto y no dimos esa mala impresion que suele dejar una estampida. Habrá alguien que nos escuche, que nos consulte?

    ResponderEliminar
  2. Puede un cubano-americano retirado vivir en Cuba?
    Permitira Cuba entrar a ciudadanos cubanos-americanos con pasaporte americano?

    ResponderEliminar