jueves, 22 de agosto de 2013

Irma en presente.

Foto: Roberto Morejón Rodríguez


 Humildad, voluntad y entereza la caracterizaron. Su nombre convocó y la sala polivalente de la Casa de la Prensa en la capital resultó pequeña para las mujeres y hombres que acudieron, familiares, colegas, personal médico del Cardiovascular y vecinos entre otros.
 Se habló de la miliciana holguinera, de la periodista y más tarde dirigente de la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC, de la fundadora de la Editorial Pablo de la Torriente Brau, de su pasión por colocar en el lugar que merecía el humor gráfico y las historietas.
 De la mujer incansable que ayudaba a cuanto joven se cruzara en el camino y de lo emprendedora por cumplir cuantas tareas le eran encomendadas o por su propia personalidad ella asumía.
 Las palabras de los presentes brotaron como agua de manantial de la misma tierra que la vio vestida con traje de alfabetizadora y más tarde de miliciana, el mismo uniforme que guardaba con celo para vestirlo en su último adiós, según sus propios deseos.
 Vivió para hacer el bien, para servir al prójimo. Fue tenaz en el combate contra el debilitado corazón que nunca renunció a ser grande, como grande ha sido la huella que ha dejado en los que la conocieron y el ejemplo que nos dio para seguir en cada acción del gremio de los periodistas cubanos y en esta gran obra que puso en nuestras manos Fidel. Irma Arma, la entrañable compañera, sigue presente entre los colegas y sin duda, hoy quedó demostrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario